冷水淋浴(沖凍水涼)真的有益? 還是只是另一個虛搆神話?

Las investigaciones sugieren que las duchas frías pueden tener beneficios para la salud, en parte porque ayudan a mejorar la circulación y la respuesta al estrés. La hidroterapia se ha utilizado durante siglos para aprovechar la tendencia de nuestro cuerpo a adaptarse a condiciones más duras, donde nuestro cuerpo se vuelve más resistente al estrés. Sin embargo, no todas las afirmaciones populares sobre las duchas frías están respaldadas por la ciencia. Aún se necesita más investigación para demostrar que las duchas frías son buenas para la salud a largo plazo.

Se cree que los beneficios de las duchas frías se producen mediante un proceso biológico llamado hormesis. La hormesis es un fenómeno en el que una sustancia que normalmente causa estrés y daño al cuerpo en dosis bajas produce efectos beneficiosos en dosis altas.

La exposición al agua extremadamente fría desencadena la respuesta de lucha o huida del cuerpo, elevando los niveles de endorfinas y norepinefrina, un neurotransmisor que desempeña un papel en el estrés y la atención. y función cognitiva. El ejercicio y la restricción calórica en la dieta son otros ejemplos de hormesis.

Beneficios para la salud

Los beneficios de las duchas frías incluyen mejorar la circulación sanguínea, aumentar la inmunidad, promover la pérdida de peso, ayudar a la salud mental y más.

Puede despertarte

Existe una base científica para sentirse más alerta después de sumergirse en agua fría. Cuando el agua fría llega a tu piel, tu circulación aumenta y la sangre corre hacia tu núcleo. Un flujo sanguíneo mejorado ayuda a transportar más oxígeno por todo el cuerpo, lo que puede ayudarle a sentirse más alerta.

También puede sentirse más alerta y con más energía debido al aumento de endorfinas en el agua fría.

La investigación ha descubierto que tomar duchas frías con regularidad puede ayudar a aumentar los niveles de energía. El efecto es similar al de beber cafeína.

Puede reducir el dolor muscular

La terapia de frío, como el hielo, se utiliza a menudo para aliviar el dolor post-ejercicio y ayudar en la recuperación de lesiones. Asimismo, la inmersión en agua fría tiene beneficios similares. En un estudio de 2013, sumergir el cuerpo desde el cuello hacia abajo en agua a entre 50 y 59 grados Fahrenheit durante 5 a 15 minutos ayudó a reducir el dolor posterior al ejercicio. Una revisión de 32 ensayos realizada en 2021 encontró que la terapia con frío retrasó el dolor muscular cuando se administra dentro de una hora después del ejercicio. Curiosamente, la terapia de calor funciona de manera similar a la terapia de frío, pero las duchas calientes pueden resecar e irritar la piel. Por tanto, optar por una ducha fría puede ser una mejor opción.

Puede aliviar el dolor

Las investigaciones muestran que la exposición al frío estimula los receptores del frío en la piel y envía señales al cerebro para reducir el dolor. Las duchas frías también aumentan las endorfinas, que actúan como analgésicos naturales y mejoran el estado de ánimo. Además, se ha descubierto que las duchas frías tienen una respuesta antiinflamatoria y pueden ayudar a reducir el dolor asociado con la inflamación. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para comprender completamente la eficacia de las duchas frías para tratar diferentes tipos de dolor y reducir la inflamación.

Aumentar endorfinas

La depresión afecta al menos al 10 por ciento de los adultos estadounidenses, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Muchos medicamentos pueden tratar la depresión, según la gravedad o la duración de los síntomas. Una terapia holística que se está volviendo cada vez más popular es la hidroterapia.

Se puede utilizar una ducha fría como una forma suave de terapia de electroshock. El agua fría envía muchos impulsos eléctricos al cerebro. Impactan su sistema, aumentando el estado de alerta, la claridad y los niveles de energía. La exposición al frío activa el sistema nervioso simpático, aumentando los niveles de endorfinas y noradrenalina en la sangre y el cerebro. Tomar duchas frías con regularidad puede aumentar los niveles de energía, un efecto similar al de la cafeína, que puede generar sentimientos de bienestar y optimismo.

La natación regular en invierno y la actividad física durante los meses más fríos pueden reducir significativamente el estrés, la fatiga, la memoria y las emociones negativas. Las investigaciones también muestran que las duchas frías pueden ser eficaces para aliviar los síntomas de la depresión.

Ayuda a mejorar el metabolismo

La grasa blanca es la grasa que asociamos con la obesidad y enfermedades como las cardíacas, pero nacemos con grasa parda. Los investigadores han descubierto que la grasa parda juega un papel importante en la salud de los adultos. Los niveles saludables de grasa marrón también indican que la grasa blanca también estará en niveles saludables. Las temperaturas frías activan la grasa parda en el cuerpo, que quema calorías para mantener el cuerpo caliente. Aún se está estudiando si quemar grasa parda ayuda a reducir la obesidad y controlar el azúcar en la sangre.

La inmersión en agua fría puede estimular el metabolismo a medida que el cuerpo aumenta el metabolismo para mantenerse caliente, quemando así más calorías. Las personas obesas no pueden simplemente empezar a tomar duchas frías para perder peso sin cambiar otros hábitos de vida. Pero tomar duchas frías dos o tres veces por semana puede ayudar a acelerar el metabolismo. Con el tiempo, puede ayudar a combatir la obesidad. No está clara la investigación sobre exactamente cómo las duchas frías ayudan a las personas a perder peso. Aún así, sugiere que el agua fría puede equilibrar ciertos niveles hormonales y curar el sistema gastrointestinal. Estos efectos pueden aumentar los beneficios de las duchas frías para perder peso.

Mejorar la circulación sanguínea

Sumergir nuestro cuerpo en agua fría puede resultar incómodo, pero también puede resultar estimulante. Esto se debe a que el agua que es más fría que la temperatura natural de nuestro cuerpo hace que el cuerpo trabaje un poco más para mantener su temperatura central. Tomar duchas frías con regularidad puede mejorar la eficiencia de nuestro sistema circulatorio.

Las duchas frías pueden aumentar la circulación, reducir la inflamación y mejorar la salud y la apariencia de la piel y el cabello. El agua fría también puede cerrar los poros de la piel. Aunque existe mucha evidencia anecdótica de que las duchas frías son buenas para la piel y el cabello, se necesita más investigación.

Los atletas conocen este beneficio desde hace años, aunque recientemente hemos visto datos que respaldan los beneficios del agua fría para la curación después de lesiones deportivas. Esta es la misma razón por la que el hielo puede reducir la inflamación cuando tenemos un hematoma o un desgarro en un músculo. Al reducir la temperatura de una zona del cuerpo, podemos aumentar la velocidad a la que llega sangre caliente y recién oxigenada a esa zona. Esto acelerará el tiempo de recuperación. Algunas personas pueden beneficiarse de una ducha fría porque ayuda a que la sangre fluya por el cuerpo más rápido. Estos incluyen personas con mala circulación, presión arterial alta y diabetes.

Ayuda a combatir enfermedades comunes

Nuestros cuerpos están diseñados para resistir los elementos a los que estamos expuestos. Por ejemplo, los glóbulos blancos ayudan a combatir infecciones en el cuerpo. El choque de agua fría en la sangre estimula los glóbulos blancos. Esto significa que tomar duchas frías puede ayudarlo a combatir enfermedades comunes como resfriados y gripe.

Un estudio incluso sugiere que las duchas frías pueden hacer que el cuerpo sea más resistente a ciertos tipos de cáncer. También se ha descubierto que la estimulación repetida con agua fría reduce la frecuencia de infecciones y mejora la calidad de vida en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Un ensayo clínico realizado en los Países Bajos demostró que las personas que tomaban duchas frías tenían menos probabilidades de perder su empleo.

Un estudio encontró que después de que los participantes se ducharan con agua caliente a la temperatura más fría de 30, 60 o 90 segundos durante al menos 30 días, la cantidad de días de enfermedad que se ausentaban del trabajo se reducía significativamente, pero la cantidad total de días de enfermedad no se redujo....

Las personas que se están preparando para una cirugía u otro tratamiento por afecciones que pueden causar una disminución de la inmunidad pueden querer comenzar a tomar duchas frías como preparación.

Puede prevenir enfermedades relacionadas con la edad

Una revisión de 2022 encontró que el agua fría puede ayudar a aumentar los niveles de adiponectina, una hormona liberada por la grasa corporal. Se cree que la adiponectina desempeña un papel en la prevención de enfermedades relacionadas con la edad, como la resistencia a la insulina, la diabetes y la aterosclerosis. Los investigadores creen que los niveles de adiponectina aumentan cuando uno tiembla.

Se necesita más investigación para determinar si las duchas frías realmente tienen este beneficio.

Limitaciones y riesgos

Las duchas frías no son la panacea para todas las dolencias. Deben utilizarse como complemento, pero no como sustituto, de los tratamientos tradicionales. Las personas que toman medicamentos para la salud mental no deberían dejar de tomarlos repentinamente y recurrir a cualquier tratamiento alternativo. Las personas que sufren de depresión clínica prolongada o que han sido diagnosticadas con trastorno bipolar o límite de la personalidad no deben bajo ninguna circunstancia tomar duchas frías en lugar de las prescritas por su médico.

Si se siente enfermo, le han dado de alta recientemente del hospital o está inmunodeprimido, espere para probar una ducha fría.

Para las personas normales y sanas, el mayor riesgo de tomar una ducha fría es que no les guste la sensación incómoda. Si bien tomar una ducha rápida y fría no es inherentemente riesgoso, puede causar problemas a personas con ciertas condiciones de salud. Debes evitar las duchas frías si tienes las siguientes condiciones de salud:

Quién no debería tomar duchas frías

Urticaria por frío

Las personas con este tipo de urticaria desarrollan ronchas que pican después de la exposición al agua fría o a objetos fríos en la piel. Esta afección también puede provocar hinchazón de la garganta o los labios o provocar mareos.

Enfermedad cardíaca o pulmonar

El agua fría contrae los vasos sanguíneos y aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca. La exposición al agua fría puede provocar arritmias cardíacas y edema pulmonar en personas con enfermedades cardíacas.

Las duchas frías generalmente no se recomiendan para personas con problemas cardíacos o pulmonares, y cualquier persona con estas afecciones debe consultar a un proveedor de atención médica antes de probar una ducha fría.

Síndrome de Raynaud

Esta afección hace que los vasos sanguíneos se estrechen debido a la exposición al frío o a la presión, lo que provoca poco o ningún flujo sanguíneo a ciertas partes del cuerpo, generalmente los dedos de las manos y los pies. Las duchas frías pueden desencadenar la reacción de Raynaud, lo que hace que la piel se vuelva blanca o azul temporalmente. Es posible que sienta una sensación punzante u hormigueo en el área afectada a medida que regresa el flujo sanguíneo y la piel se enrojece y luego vuelve a la normalidad. En casos severos, usted puede desarrollar llagas.

Practica tomar duchas frías

La forma ideal de tomar una ducha fría es desarrollar el hábito lentamente.

En lugar de darse una ducha fría, comience con agua tibia y baje gradualmente la temperatura. Comience bajando lentamente la temperatura al final de una ducha normal. Deja que el agua esté lo suficientemente fría como para que empieces a sentirte incómodo. Luego, permanece bajo el agua durante 2 o 3 minutos. La primera vez que pruebes una ducha fría, intenta permanecer bajo el agua fría durante no más de 30 segundos. Puedes aumentar el tiempo a medida que tu cuerpo se adapte. La respiración profunda ayudará a reducir su malestar interior. La próxima vez que pruebes este ejercicio, enfría un poco el agua. Intente permanecer en el agua más fría durante uno o dos minutos más.

¿Cuánto tiempo se tarda en tomar una ducha fría?

Para obtener los beneficios de una ducha fría, debes pasar al menos 30 segundos en agua entre 50 y 60 grados Fahrenheit. No es necesario tomar una ducha fría prolongada; de hecho, los beneficios comienzan a disminuir después de tres minutos.

¿Cuál es mejor, ducha caliente o ducha fría?

Las duchas frías o calientes son mejores dependiendo de cómo se sienta, los beneficios que desee e incluso la hora del día.

Las duchas frías pueden ser refrescantes, por lo que a menudo se recomienda tomarlas más temprano en el día. Las duchas tibias o calientes pueden mejorar el sueño y son adecuadas para tomar por la tarde o la noche.

Las duchas frías aumentan el flujo sanguíneo al centro del cuerpo mientras reducen el flujo sanguíneo a las áreas superficiales, reduciendo así la inflamación de las articulaciones y la piel. Las duchas calientes o tibias abren los vasos sanguíneos de todo el cuerpo y pueden reducir el dolor muscular y la fatiga.

Algunas personas sugieren que obtenga los beneficios de ambas duchas alternando duchas frías y calientes, o siguiendo una ducha caliente o tibia con un chorro de agua fría de 30 a 90 segundos.

Resumen

Las duchas frías están llamando la atención por sus efectos físicos y mentales, que incluyen una mejor circulación, inmunidad, energía, claridad mental y salud de la piel y el cabello. Sin embargo, si bien se han demostrado algunos beneficios, la investigación científica no ha estado a la altura de todas las afirmaciones y se necesita más investigación.

評論

請注意,評論必須經過批准才能發佈