木犀草素: 來源、益處與用途

Luteolina (Luteolina) La luteolina pertenece a una gran clase de sustancias llamadas flavonoides. Estas sustancias son metabolitos secundarios con una estructura de difenilpropano (C6 –C3–C6) que se caracterizan y pueden dividirse en muchos grupos. La luteolina es una tetrahidroxiflavona con cuatro grupos hidroxilo ubicados en las posiciones 3, 4, 5 y 7.

Es un compuesto flavonoide natural que se encuentra en una variedad de plantas, frutas y verduras. Pertenece a la clase de flavonoides, conocidos por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

  • Nº CAS 491-70-3

Historia y antecedentes

Es un flavonoide (3',4',5,7-tetrahidroxiflavona) de aspecto cristalino de color amarillo. Debido a su color, la planta Mignonette, que contiene luteolina, se utiliza como fuente de tinte desde el primer milenio antes de Cristo. El químico francés Michel Eugène Chevreul fue el primero en aislar la luteolina en 1829, pero el químico británico Arthur George Perkin propuso la estructura correcta en 1896.

La luteolina es una sustancia que se encuentra en una variedad de especies de plantas, incluidas las utilizadas en la medicina tradicional para tratar una variedad de enfermedades. Está ampliamente distribuido en el reino vegetal y ha sido ampliamente estudiado por sus propiedades farmacológicas, como antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras. Se han encontrado glucósidos de luteolina en fósiles de especies de Ulmaceae que datan de hace 36 a 25 millones de años. Se ha descubierto que más de 350 especies de plantas contienen luteolina y/o sus diversas formas de glucósidos.

Fuente

Plantas

La luteolina se encuentra en una variedad de plantas, frutas y verduras que se encuentran comúnmente en la dieta humana, incluidos el apio, el perejil, el tomillo, la manzanilla, el brócoli, las zanahorias, los pimientos y los cítricos.

Frutas y verduras

También se encuentra en frutas como las naranjas, los limones y el aceite de oliva, así como en verduras como el brócoli, la cebolla y las espinacas.

Beneficios para la salud

Actividad antioxidante

La luteolina actúa como antioxidante, ayudando a neutralizar los radicales libres dañinos en el cuerpo y proteger las células del estrés oxidativo.

Como la mayoría de los flavonoides, la luteolina puede actuar como antioxidante o prooxidante. Los estudios han demostrado que puede inducir ROS, y su acumulación juega un papel clave en la inhibición de NF-κB y la mejora de JNK, sin involucrar el transporte de electrones mitocondriales, posiblemente al inhibir la actividad de la superóxido dismutasa. Estos efectos sensibilizan a las células cancerosas para que experimenten apoptosis inducida por TNF.

Propiedades antiinflamatorias

Inflamación crónica

La inflamación aguda es una forma aguda de inflamación causada por daño celular provocado por la presencia de microorganismos patógenos o estímulos nocivos. Después de un período de tiempo razonable, en circunstancias normales, la irritación desaparece, cesa la curación del tejido y cesan la inflamación y los síntomas asociados, incluido el dolor. Múltiples factores, incluidos los parámetros ambientales y genéticos, contribuyen al mantenimiento de la inflamación crónica activada por los DAMP. La inflamación crónica no resuelta conduce a un deterioro progresivo de la estructura y función de los tejidos y órganos. Si la patología es una inflamación leve o crónica, el dolor puede ser uno de los síntomas. Las enfermedades crónicas como la osteoartritis, la artritis reumatoide y la enfermedad inflamatoria intestinal se caracterizan por un dolor patológico y crónico. Este tipo de dolor resulta de la activación de nociceptores que estimulan los mediadores inflamatorios en el sitio inflamado, provocando un cambio en el umbral de activación de un umbral de activación alto a uno bajo. Cuando la cura no es posible, los antiinflamatorios son el enfoque estándar de oro para tratar la inflamación crónica y lograr un alivio y un alivio del dolor a largo plazo.

Propiedades antiinflamatorias de la luteolina en el dolor inflamatorio crónico

Las investigaciones sugieren que la luteolina puede ayudar a reducir la inflamación al inhibir las vías inflamatorias y las citocinas, lo que puede ser beneficioso para afecciones como la artritis y las enfermedades inflamatorias.

La luteolina exhibe efectos pleiotrópicos en varias vías de señalización involucradas en la inflamación crónica, y su perfil de seguridad la convierte en una opción de tratamiento complementario prometedora para suprimir la inflamación y el dolor asociado. Sus efectos se deben principalmente a la inhibición de varias vías bioquímicas y mediadores inflamatorios asociados con una variedad de enfermedades crónicas, cuya inflamación persistente es una característica común de la patogénesis.

Los efectos reguladores de la luteolina sobre mediadores inflamatorios como las citoquinas IL-6, IL-1β y TNF-α, la enzima COX-2 y la prostaglandina PGE. Además, la luteolina inhibe el aumento de la expresión de óxido nítrico sintasa inducible (iNOS) y metaloproteinasas (MMP) en condiciones inflamatorias crónicas. Sin embargo, en la inflamación crónica, la sintasa iNOS sintetiza una forma inducible de óxido nítrico, lo que lleva a una sobreexpresión de óxido nítrico hasta 1000 veces la producción fisiológica. En particular, el aumento de la expresión de varios tipos de MMP se asocia con la remodelación y destrucción de tejidos en condiciones inflamatorias crónicas. Entre ellos, tres dominios de pilina incluyen el factor nuclear kappa B (NF-κB), el transductor de señal de Janus quinasa y activador de la transcripción (JAK-STAT) y los receptores tipo NOD del inflamasoma (familia NLR). (NLRP3) juega un papel importante. Papel en la expresión genética de la inflamación. NF-κB se considera un factor de transcripción clave en la inflamación aguda y crónica y participa en la expresión de citocinas proinflamatorias, quimiocinas, moléculas de adhesión, iNOS y metaloproteinasas (MMP). JAK-STAT es otra vía de señalización cuya activación se ha implicado en enfermedades autoinmunes e inflamatorias. Se utiliza como vía de señalización para citocinas que promueven respuestas inflamatorias y se asocia con la activación de la vía de señalización NF-κB. Las investigaciones muestran que la luteolina puede modular activamente estas vías de señalización durante la inflamación.

Basado en sus efectos antiinflamatorios de múltiples objetivos, la luteolina parece ser un fármaco natural muy prometedor que puede inhibir respuestas inflamatorias anormales en condiciones inflamatorias crónicas.

El estrés oxidativo está estrechamente relacionado con la inflamación. De hecho, existe evidencia de una relación bidireccional entre la producción de radicales libres y la inflamación. La inflamación crónica se caracteriza por estrés oxidativo y viceversa. La producción excesiva de radicales libres conduce a una inflamación crónica: causan daño a los componentes principales de la célula, como el ADN, los lípidos y las proteínas, y estimulan procesos inflamatorios como el NF-κB. La luteolina exhibe poderosas propiedades antioxidantes a través de su capacidad para destruir los radicales libres y promover las defensas antioxidantes celulares (acción directa).

Efecto neuroprotector

Algunos estudios sugieren que la luteolina puede tener propiedades neuroprotectoras, favorecer la salud del cerebro y puede reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer.

Dolor neuropático

El dolor neuropático es un tipo de dolor causado por un daño o una enfermedad del sistema nervioso somatosensorial. Aunque los mecanismos patogénicos no se comprenden completamente, la evidencia acumulada sugiere que el estrés nitrosativo y oxidativo, así como la inflamación de los nervios, desempeñan papeles importantes en el dolor neuropático. El estrés oxidativo y el estrés nitrosativo representan la pérdida del equilibrio redox intracelular debido a altos niveles de especies reactivas de oxígeno (ROS) y especies reactivas de nitrógeno (RNS), respectivamente. Las células suelen producir superóxido dismutasa (SOD), catalasa (CAT), glutatión (GSH) y hemo oxigenasa 1 (HO-1). Las neuronas tienen mecanismos de defensa antioxidantes más débiles y un mayor contenido de lípidos que otros tipos de células, lo que las hace más susceptibles al daño nitrooxidativo. Por lo tanto, se considera que el estrés nitrooxidativo en las neuronas es una causa importante de dolor neuropático. Además, las ROS parecen contribuir a la activación del canal iónico TRP, que se expresa altamente en las neuronas nociceptoras y desempeña un papel importante en la transmisión del dolor. Además del daño causado directamente por ROS y NOS, la inflamación de los nervios parece ser un proceso importante en el desarrollo y mantenimiento del dolor neuropático. La neuroinflamación es una inflamación causada por daño al tejido nervioso en el sistema nervioso periférico o central. Además, se activan la microglía y las células estrelladas del asta dorsal de la columna, lo que contribuye a la liberación de mediadores inflamatorios en el sistema nervioso central y aumenta la excitabilidad. La inflamación y el estrés nitrosativo no deben considerarse procesos separados en el dolor neuropático. Más bien, es porque trabajan juntos en una relación bidireccional. Por ejemplo, el factor de transcripción NF-κB es uno de los ejemplos más típicos de vías bioquímicas inflamatorias. Puede ser activado por ROS/RNS para aumentar la expresión de mediadores inflamatorios, aumentando así la expresión de diversas sustancias nitrosativas. Las opciones médicas para tratar el dolor neuropático tratan el dolor como un síntoma en lugar de inhibir su patogénesis. Los medicamentos de primera línea incluyen antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina, gabapentina y pregabalina. El tratamiento eficaz del dolor neuropático puede resultar difícil debido a la falta de eficacia de estos fármacos y a los graves efectos secundarios asociados con su uso prolongado. Se pueden adoptar métodos más nuevos y seguros de diversas formas para prevenir más eficazmente el daño nitrosativo al tiempo que se inhibe la neuroinflamación.

Los efectos neuroprotectores y analgésicos de la luteolina sobre el dolor neuropático

La luteolina es muy eficaz para combatir el dolor neuropático debido a sus efectos sobre dos procesos celulares implicados en la neuropatía: el estrés oxidativo y la inflamación. Sus poderosas propiedades antioxidantes, sus efectos sobre la inflamación de los nervios y sus efectos analgésicos hacen de la luteolina un tratamiento cerebral eficaz. Además, los estudios han demostrado que la luteolina puede mejorar la capacidad antioxidante endógena. Como dijimos antes, los antioxidantes directos pueden no ser tan efectivos como se esperaba, y las investigaciones recientes se han orientado hacia medicamentos que activan los procesos antioxidantes en lugar de interferir con los radicales libres. La luteolina parece hacer esto activando el factor de transcripción antioxidante clave Nrf2. En varios estudios clínicos, se ha demostrado que la luteolina tiene efectos pleiotrópicos en enfermedades asociadas con enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple. Además, los principales síntomas de los efectos de la luteolina son síntomas antiinflamatorios y antioxidantes, incluida la inhibición de NF-κB y la inducción de Nrf2. Aunque los efectos neuroprotectores de la luteolina en el sistema nervioso central se han establecido bien mediante estudios in vitro e in vivo, sus efectos sobre la inflamación de los nervios periféricos no están claros. Ciertamente, los pocos pero importantes estudios in vivo sobre los efectos de la luteolina en el dolor neuropático son muy alentadores.

La luteolina inhibe la hiperalgesia mecánica y por frío en un modelo animal de dolor neuropático de manera dosis dependiente. La inyección intraperitoneal diaria de luteolina (50 mg/kg, 100 mg/kg, 200 mg/kg) activa Nrf2, aumenta las actividades de las enzimas antioxidantes SOD, GST, GPx y CAT y reduce la producción de ROS. El tratamiento con luteolina mejoró la función neurológica (medida por aumentos en el movimiento y la velocidad de conducción). Además, aumentaron el umbral de abstinencia mecánica, el frío y la sudoración, lo que demuestra que la luteolina puede reducir la hiperalgesia y la alodinia. Todos los resultados dependieron de la dosis: 100 mg/kg y 200 mg/kg de luteolina mostraron mejores resultados que la dosis de 50 mg/kg. Las cápsulas de luteolina (5 mg/kg y 10 mg/kg de peso corporal) reducen significativamente el dolor neuropático en múltiples modelos animales. La inyección intraperitoneal de luteolina mejora el dolor óseo inducido por el cáncer de pulmón de Lewis (LLC) en ratas (50 mg/kg mejoraron significativamente el comportamiento del dolor en comparación con 1 mg/kg y 10 mg/kg).

Salud cardiovascular

La luteolina puede ayudar a promover la salud cardiovascular al mejorar el flujo sanguíneo, reducir la inflamación de los vasos sanguíneos y disminuir la presión arterial.

Potencial anticancerígeno

La investigación preliminar sugiere que la luteolina puede tener propiedades anticancerígenas, inhibiendo el crecimiento de células cancerosas e induciendo la apoptosis en algunos tipos de cáncer.

La luteolina hace que las células cancerosas sean resistentes a las vías de supervivencia celular inducidas por el tratamiento al inhibir vías de supervivencia celular como la fosfatidilinositol 3'-quinasa (PI3K)/Akt, NF-κB y el inhibidor de la proteína de la apoptosis ligado al cromosoma X (XIAP). toxicidad. También estimula la vía apoptótica inducida por la proteína supresora de tumores p53. Estas propiedades sugieren que la luteolina puede ser un agente anticancerígeno, pero los estudios epidemiológicos también sugieren que este compuesto tiene propiedades preventivas del cáncer, con importantes efectos inhibidores sobre el crecimiento tumoral en el carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello (SCCHN).

Usos y aplicaciones

Suplementos dietéticos

La luteolina está disponible en forma de suplemento, generalmente derivada de fuentes vegetales como el extracto de semilla de apio o la manzanilla.

Alimento funcional

A ciertos alimentos, como bebidas, refrigerios y barras saludables, se les puede agregar luteolina para mejorar sus posibles beneficios para la salud.

Productos tópicos para el cuidado de la piel

La luteolina a veces se agrega a los productos para el cuidado de la piel por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que benefician la salud de la piel y la protegen contra el daño ambiental.

Notas

Biodisponibilidad

La biodisponibilidad de la luteolina procedente de fuentes dietéticas puede variar y se necesita más investigación para comprender su absorción y metabolismo en el cuerpo.

Al igual que muchos compuestos dietéticos, la luteolina muestra una baja biodisponibilidad debido a su escasa solubilidad en agua y, para abordar este problema, se están desarrollando nanopartículas de luteolina.

Interacción

Tomar luteolina como suplemento dietético puede ser peligroso porque puede interactuar con ciertos medicamentos (como anticoagulantes) y puede causar efectos secundarios como náuseas, vómitos y diarrea. También puede causar reacciones alérgicas en algunas personas y puede interactuar con otros suplementos o medicamentos. Es importante consultar a un médico antes de tomar cualquier suplemento dietético, especialmente si está tomando algún medicamento o tiene alguna condición de salud subyacente.

Fuentes alimenticias naturales

Incluir alimentos ricos en luteolina (como frutas, verduras y hierbas) en su dieta generalmente se considera seguro y puede proporcionar beneficios nutricionales adicionales a los de la luteolina sola.

Cómo se regula la luteolina en todo el mundo

La regulación de la luteolina varía en todo el mundo. En los Estados Unidos, la luteolina está clasificada como un suplemento dietético y regulada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). En la UE, la luteolina está clasificada como complemento alimenticio y regulada por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). En Canadá, la luteolina está clasificada como un producto de salud natural y regulada por Health Canada. En Australia, la luteolina está clasificada como medicina complementaria y regulada por la Administración de Productos Terapéuticos (TGA).

Conclusión

Si bien la luteolina ha demostrado beneficios prometedores para la salud en estudios preclínicos, se necesita más investigación, incluidos ensayos clínicos en humanos, para comprender completamente sus posibles aplicaciones terapéuticas y su dosis óptima. Al igual que con cualquier suplemento dietético, los suplementos de luteolina deben usarse bajo la supervisión de un proveedor de atención médica para recibir asesoramiento y seguimiento personalizados.

評論

請注意,評論必須經過批准才能發佈