您的疼痛耐受力是多少?

Resulta que la tolerancia de una persona al dolor es tan única como ella misma y está determinada por una serie de factores biológicos y psicológicos.

¿Cómo sentimos el dolor?

El dolor es la forma en que el cerebro interpreta la información sobre la sensación específica que está experimentando el cuerpo. Los mensajes sobre esta sensación dolorosa se envían al cerebro a través de vías neuronales. Cuando estas señales ingresan al cerebro, se procesan e interpretan.

Muchas áreas diferentes dentro del cerebro procesan señales para determinar la ubicación de una lesión u otra causa, lo que eso significa para usted, identificar cualquier amenaza de daño continuo y luego interpretar el nivel de dolor que sentimos.

Hay dos pasos para sentir dolor

  1. Primero están los pasos biológicos, como el hormigueo en la piel o el dolor de cabeza. Estos sentimientos le indican al cerebro que el cuerpo está en problemas.
  2. El segundo paso es la percepción del dolor por parte del cerebro: ¿nos deshacemos de estos sentimientos y continuamos con nuestras actividades, o dejamos todo y nos concentramos en el dolor?

El dolor es una transmisión bioquímica y neurotransmisión de una experiencia sensorial y emocional desagradable. El dolor crónico en realidad cambia la forma en que la médula espinal, los nervios y el cerebro procesan los estímulos desagradables, lo que lleva a la hipersensibilidad, pero el cerebro y las emociones pueden reducir o exacerbar el dolor. . Las experiencias pasadas y los traumas pueden afectar la sensibilidad de una persona al dolor.

Midiendo el dolor

La medición del dolor fiable y válida es fundamental para evaluar la eficacia del tratamiento. Implica algo más que medir la intensidad del dolor, ya que la interferencia del dolor también es importante. La interferencia del dolor se refiere a las consecuencias reportadas personalmente, incluidos los efectos en las relaciones sociales, la satisfacción y el disfrute de las actividades.

La evaluación del dolor debe reconocer que el dolor es personal y subjetivo, y se deben respetar los informes subjetivos.

Las herramientas objetivas de medición del dolor se consideran inapropiadas y se recomiendan medidas autoinformadas de dolor, discapacidad y calidad de vida.

La elección de la evaluación del dolor depende de factores como la duración, el estado, la población y la preferencia del paciente.

A continuación se muestran algunos ejemplos de medición del dolor:

Escala de calificación numérica (NRS)

Las escalas de calificación numérica (NRS) utilizan números para calificar el dolor. Los pacientes indican verbal o visualmente su dolor en una escala de 0 a 10 o de 0 a 100, donde 0 representa ningún dolor y 10 o 100 representa el peor dolor. NRS es fácil de usar y se puede utilizar de forma remota.

Escala Visual Analógica (EVA)

La escala visual analógica (EVA) evalúa la intensidad del dolor pidiendo al paciente que marque un punto en una escala. Puede medir el dolor peor, más leve o promedio durante un período de tiempo, pero no es tan práctico como la Escala de Calificación Numérica (NRS).

Cuestionario abreviado de dolor de McGill (SF-MPQ)

El SF-MPQ es un cuestionario que mide diferentes aspectos del dolor, incluidos los sensoriales y emocionales. Consta de 11 descriptores sensoriales y 4 descriptores de emociones, que los pacientes califican en una escala. Las puntuaciones de dolor se calcularon en función de estas calificaciones, así como de las calificaciones de la intensidad del dolor actual en otras dos escalas.

¿Qué impulsa su tolerancia al dolor?

La naturaleza del dolor humano es compleja y muchos factores afectan la tolerancia al dolor de un individuo.

  • Los genes pueden desempeñar un papel en ciertos tipos de dolor. Las lesiones, incluidas las genéticas, las lesiones de la médula espinal y las enfermedades crónicas como la diabetes que causan daño a los nervios, también afectan nuestra comprensión del dolor.
  • La edad puede afectar la experiencia de cierto dolor.
  • El género de una persona también puede afectar su tolerancia al dolor. Las hormonas, las diferencias físicas y neuronales entre hombres y mujeres y los factores sociales también parecen influir en esta diferencia.
  • Los niveles de estrés pueden influir en otros factores que hacen que una persona se sienta tensa o espere dolor y otros factores estresantes.
  • La expectativa de dolor también juega un papel importante en cómo las personas experimentan el dolor. Las personas que anticipan niveles más altos de dolor pueden experimentar dolor más intenso cuando llega.
  • Algún tipo de dolor que una persona haya experimentado antes también puede afectar la forma en que experimentará el dolor en el futuro. La temperatura es un ejemplo de este hecho.
  • Los atletas pueden tolerar más dolor que las personas inactivas.
  • Al entrar en climas muy cálidos o muy fríos, las personas pueden sentir estas temperaturas extremas de forma aguda. Después de vivir mucho tiempo en estas condiciones, es posible que se acostumbren a estas temperaturas.
  • La experiencia pasada también puede influir en las expectativas. Si una persona recuerda una experiencia dolorosa, puede esperar que ocurra un dolor similar en el futuro, lo que hará que la experiencia sea más dolorosa si vuelve a suceder.
  • Algunas personas con problemas de salud mental como depresión y ansiedad pueden experimentar mayores sentimientos de angustia.
  • Las afecciones crónicas que causan dolor también pueden causar ciertas alergias. Las personas con dolor crónico pueden volverse hipersensibles a este tipo de dolor, lo que reduce efectivamente su tolerancia al dolor.
  • Medicamentos tomados
  • Falta grave de sueño o insomnio, o de opciones de estilo de vida. Las personas que fuman o son obesas reportan un dolor peor.
  • La depresión y la ansiedad pueden hacer que las personas sean más sensibles al dolor.

    El lado sensible

    Algunos factores biológicos sorprendentes también pueden desempeñar un papel en la tolerancia al dolor. Por ejemplo, investigaciones recientes sugieren que un lado del cuerpo puede experimentar dolor de manera diferente que el otro.

    Un estudio demostró que los participantes diestros podían tolerar más dolor con la mano derecha que con la izquierda. El estudio también demostró que las mujeres son más sensibles al dolor que los hombres. Pero las mujeres y los hombres tienen la misma capacidad para tolerar la intensidad del dolor. Si es diestro, su mano derecha puede interpretar el dolor con mayor rapidez y precisión que su mano no dominante, lo que puede explicar por qué puede tolerarlo por más tiempo con su mano dominante.

    Controlar mejor el dolor

    La composición biológica de una persona puede influir en si se vuelve resistente a los analgésicos, lo que significa que los tratamientos que alguna vez fueron efectivos ya no alivian el dolor. Esto puede ser un "círculo vicioso" que es necesario romper. Recibirá más tratamientos y se volverá más tolerante, pero se volverá menos activo y experimentará más dolor.

    No podemos cambiar nuestros receptores genéticos, ni siquiera el color de tu cabello o la mano que usas para escribir pueden cambiar tu sensibilidad al dolor. Sin embargo, existen algunos mecanismos de afrontamiento que pueden influir en la percepción del dolor por parte del cerebro.

    ¿Cómo mejorar la tolerancia al dolor?

    Mejorar la tolerancia al dolor implica estrategias tanto físicas como psicológicas. Aquí hay algunas cosas que pueden ayudar:

    Poco a poco expuesto

    Exponerse gradualmente a estímulos levemente incómodos o dolorosos puede ayudar a que su cuerpo y su mente se vuelvan insensibles al dolor con el tiempo. Comience con pequeños desafíos y aumente gradualmente la intensidad o la duración a medida que se sienta más cómodo.

    Ejercicio regular

    La actividad física regular puede aumentar la tolerancia al dolor al liberar endorfinas, los analgésicos naturales del cuerpo. Diseñado para combinar ejercicio cardiovascular, entrenamiento de fuerza y ​​ejercicios de flexibilidad para mejorar la condición física y la resiliencia en general.

    Atención plena y meditación

    Las prácticas de atención plena, como la meditación y los ejercicios de respiración profunda, pueden ayudarte a aumentar la conciencia de tu cuerpo y tus emociones, permitiéndote observar sensaciones de dolor sin reaccionar ante ellas. Las técnicas de atención plena también pueden reducir el estrés y la ansiedad, que pueden exacerbar los sentimientos de dolor.

    Habilidades para afrontar el dolor

    Aprenda y practique técnicas para afrontar el dolor, como técnicas de distracción, visualización, relajación muscular progresiva y diálogo interno positivo. Estas estrategias pueden ayudarle a desviar su atención del dolor y aumentar su sensación de control sobre su experiencia.

    Hábitos de vida saludables

    Mantenga un estilo de vida saludable durmiendo lo suficiente, llevando una dieta equilibrada, manteniéndose hidratado y controlando el estrés de forma eficaz. La falta de sueño, las deficiencias nutricionales, la deshidratación y el estrés crónico pueden reducir la tolerancia al dolor y aumentar la sensibilidad al dolor.

    Apoyo social

    Busque el apoyo de amigos, familiares o un grupo de apoyo que pueda brindarle aliento, empatía y ayuda práctica para lidiar con el dolor. Conectarse con otras personas que entienden por lo que está pasando puede ayudar a aliviar los sentimientos de aislamiento y dolor.

    Orientación profesional

    Considere buscar orientación de un profesional de la salud, como un fisioterapeuta, un especialista en el manejo del dolor o un psicólogo, que pueda brindarle asesoramiento e intervenciones personalizadas según sus necesidades. También pueden abordar cualquier condición médica subyacente que esté causando el dolor.

    Aceptación y adaptación

    Aceptar el dolor como una parte natural de la vida y aprender a adaptarse a su presencia puede ayudarle a desarrollar resiliencia y afrontarlo de forma más eficaz. Concéntrese en las cosas que puede controlar, como su actitud, comportamiento y reacción al dolor, en lugar de centrarse en eliminarlo por completo.

    Es importante tener en cuenta que aumentar la tolerancia al dolor no significa ignorar o ignorar las señales de dolor cuando indican una lesión o condición de salud grave. Si experimenta un dolor persistente o intenso que afecta sus funciones diarias, es importante escuchar a su cuerpo y buscar atención médica adecuada.

    評論

    請注意,評論必須經過批准才能發佈