您總是感到飢餓嗎?可能是這些原因

Es normal sentir hambre después de no comer durante algunas horas, pero el hambre persistente después de comer puede indicar un problema de salud.

Hay un problema con tu salud

El hambre frecuente puede indicar un problema de salud subyacente, como diabetes, hipertiroidismo, hipoglucemia, síndrome premenstrual o un problema de salud mental como la depresión. Por favor consulte a su médico para diagnóstico y tratamiento.

Diabetes

La diabetes impide que la glucosa llegue a las células, lo que provoca un aumento de la micción y los antojos de comida. A pesar del aumento del consumo de alimentos,

Las personas con diabetes tipo 1 aún pueden perder peso. Los síntomas incluyen sed excesiva, micción frecuente, pérdida de peso inexplicable, visión borrosa, cicatrización lenta de las heridas y hormigueo o dolor en las extremidades. También puede haber fatiga.

Hipoglucemia

La hipoglucemia, o hipoglucemia, ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre bajan. Esto es común en la diabetes, pero también puede ser causado por otros problemas de salud, como hepatitis, enfermedad renal, insulinoma o problemas con la glándula suprarrenal o la glándula pituitaria. Los casos graves pueden presentar síntomas como dificultad para hablar, dificultad para caminar, ansiedad, palpitaciones, piel pálida, temblores, sudoración y hormigueo alrededor de la boca.

Está tomando ciertos medicamentos

Ciertos medicamentos, como antipsicóticos, antidepresivos, algunos medicamentos para la diabetes,corticosteroides, medicamentos anticonvulsivos y ciertas píldoras anticonceptivas, pueden tener el mismo efecto efecto secundario de aumentar el apetito. Si cree que su medicamento le está provocando hambre excesiva, hable con un profesional de la salud, ya que puede haber otras opciones.

Existen algunos medicamentos que te dan ganas de comer, se llaman estimulantes del apetito:

  • Megestrol
  • Drinabinol
  • Oxandrolona
  • Mirtazapina
  • Prednisona
  • Ciproheptadina
  • Ácido valproico
  • Olanzapina
  • Marihuana

Estás demasiado estresado

Estrés excesivo y crónico, Cuando estamos ansiosos o nerviosos, aumentan los niveles de una hormona llamada cortisol, lo que aumenta el apetito, promoviendo así el hambre y los antojos de comida. Muchas personas bajo estrés también anhelan alimentos ricos en azúcar, grasas o ambos. Podría ser que tu cuerpo esté intentando "apagar" la parte de tu cerebro que te está causando preocupación.

Comiste demasiado rápido

Varias revisiones de investigaciones sugieren que comer más lentamente y masticar más por bocado puede aumentar la sensación de saciedad y reducir el apetito. Sin embargo, algunos estudios no han encontrado asociación entre la velocidad al comer y la saciedad. Masticar lentamente aumenta la conciencia de comer, dando al cuerpo y al cerebro más tiempo para liberar hormonas contra el hambre y señalar saciedad. Estos consejos son parte de una alimentación consciente. Otros consejos para reducir el hambre incluyen respirar profundamente antes de las comidas, hacer pausas entre bocados y masticar más.

Comiste demasiados carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados son alimentos altamente procesados ​​que carecen de fibra, vitaminas y minerales. Se digieren rápidamente y se convierten en glucosa, provocando un aumento de los niveles de azúcar e insulina en sangre. La insulina elimina el azúcar de la sangre, lo que hace que los niveles de azúcar en la sangre bajen repentinamente y señale la necesidad de comer más.

Para reducir la ingesta de carbohidratos refinados, elija alimentos integrales ricos en nutrientes, como verduras, frutas, legumbres y cereales integrales, que tienen un alto contenido de fibra y ayudan a controlar el hambre.

Falta de sueño

El descanso insuficiente afecta las hormonas que controlan el hambre en el cuerpo, reduce los niveles de leptina y aumenta los niveles de grelina, lo que afecta el apetito. También es más probable que se le antojen alimentos ricos en grasas y calorías cuando está cansado. Se se recomienda que los adultos duerman al menos 7 horas cada noche.

Distraído mientras come

Las distracciones al comer, como al viajar, usar dispositivos electrónicos o hablar, se asocian con un aumento del apetito, la ingesta de calorías y el aumento de peso. Las investigaciones sugieren que la alteración de la conciencia sensorial es una de las razones, ya que la multitarea afecta la cantidad de energía que el cerebro asigna a cada tarea, lo que hace más difícil reconocer las señales de saciedad. También puede afectar el sentido del gusto y provocar comidas más frecuentes y abundantes.

Demasiadas calorías y líquidos

Es más probable que los alimentos líquidos, como los batidos sustitutivos de comidas, te sacien que los alimentos sólidos porque se digieren más rápidamente. Esto puede conducir a una tendencia hacia un aumento del hambre. Del mismo modo, es posible que las bebidas azucaradas no sacien el hambre y pueden incitar a las personas a comer bocadillos con más frecuencia. Las investigaciones muestran que los alimentos líquidos son menos eficaces para suprimir las hormonas del hambre que los alimentos sólidos. Además, el menor tiempo necesario para consumir líquidos puede provocar que se coma en exceso porque el cerebro no puede recibir señales de saciedad. Incorporar más alimentos integrales y sólidos a su dieta puede ayudar a prevenir el hambre persistente.

Bebes demasiado

El alcohol puede estimular el apetito al afectar los centros de juicio, deseo y recompensa del cerebro. Un estudio reciente demostró que el alcohol aumenta los antojos de comida y el consumo general de alimentos. Incluso pequeñas cantidades de alcohol pueden provocar la ingesta de más alimentos porque no proporcionan sensación de saciedad. Beber alcohol antes o después de una comida se asocia con una mayor ingesta de calorías. Para minimizar el impacto sobre el hambre, se recomienda moderación o abstinencia del alcohol.

No estás bebiendo suficiente agua

Beber suficiente agua tiene muchos beneficios para la salud del cerebro, el corazón, la piel y el sistema digestivo. Las investigaciones muestran que beber agua antes de las comidas puede reducir la ingesta calórica. Un estudio encontró que los participantes que bebieron 2 vasos de agua consumieron casi 600 calorías. La deshidratación puede confundirse con el hambre, por lo que beber agua entre comidas puede ayudar a suprimir el apetito. Los expertos en salud recomiendan que los adultos beban de 6 a 8 vasos de agua al día y comer alimentos ricos en agua también puede ayudar a mantenerse hidratado.

Tu dieta es baja en grasas

La grasa tarda más en digerirse y permanece más tiempo en el estómago. También desencadena la liberación de hormonas que crean una sensación de saciedad. Los alimentos ricos en grasas, como el aceite de coco, el pescado graso, las nueces y los aguacates, pueden ayudarle a sentirse satisfecho por más tiempo.

Tu dieta carece de proteínas

El cabello y las uñas débiles suelen ser el primer signo de deficiencia de proteínas. Sentirse débil o hambriento ya que las proteínas proporcionan energía y satisfacen el apetito.

Tu dieta carece de fibra

La fibra ayuda a regular el vaciado gástrico y aumenta la saciedad, manteniéndote lleno por más tiempo. El consumo elevado de fibra afecta la liberación de hormonas que reducen el apetito y la producción de ácidos grasos de cadena corta. La fibra soluble absorbe agua y se convierte en una sustancia similar a un gel, lo que te hace sentir más lleno más fácilmente que la fibra insoluble.

Haces mucho ejercicio

El ejercicio frecuente puede provocar una quema elevada de calorías. El ejercicio de resistencia puede aumentar su tasa metabólica basal (TMB), que es la cantidad de calorías que su cuerpo quema durante las funciones básicas. Las investigaciones muestran que el ejercicio intenso puede aumentar la tasa metabólica al día siguiente,, lo que puede provocar un aumento del hambre. El ejercicio prolongado también puede aumentar el apetito debido a los efectos sobre los sistemas hormonales y de regulación de la energía. Sin embargo, la investigación sobre el efecto del ejercicio sobre la tasa metabólica basal es inconsistente, y un estudio que involucró a adolescentes con sobrepeso u obesidad no encontró ningún efecto del ejercicio sobre la tasa metabólica basal. Para prevenir el hambre excesiva, los atletas que hacen ejercicio vigoroso o durante largos períodos de tiempo pueden comer alimentos ricos en fibra, proteínas y grasas saludables. Es posible que los deportistas moderados no necesiten aumentar su ingesta calórica.

評論

請注意,評論必須經過批准才能發佈